lunes, 4 de marzo de 2019

Crowdfunding vs Bolsa: pros y contras

Existe la dicotomía entre inversión inmobiliaria y bolsa, sin embargo, tengo ya más de un amigo que invierte pequeñas cantidades en proyectos de crowdfunding. Hoy analizaremos las diferencias, pros y contras entre el crowdfunding y la inversión en bolsa tradicional.

En realidad, para los que estamos acostumbrados a invertir en bolsa, el crowdfunding representa en cierta manera una incógnita. Sin embargo, hay para quienes la bolsa es una completa desconocida y el crowdfunding les es muy familiar. El crowdfunding en realidad es el precursor de la bolsa. Aunque parezca que es reciente, no es así. Lo innovador es el formato, que, gracias a internet, ha democratizado su práctica haciéndola accesible a cualquier persona.

Antes de nada, cabe señalar que normalmente, cuando hablamos de crowdfunding hacemos referencia a una financiación que podríamos asemejar a la de los bonos corporativos de una empresa. Aunque podría darse el caso de que la inversión implique una participación en los resultados futuros de las empresas, no es esto lo normal. Es decir, lo que realmente ocurre es que una empresa necesita un dinero X para emprender un proyecto. Para ello, se inscribe en una plataforma online de crowdfunding, para lo cual tendrá que pasar ciertos filtros. De eso se encarga la plataforma. Como inversores, tenemos acceso a la descripción del proyecto, las cuentas de la empresa, etc. Además, en función de la plataforma, tendremos unas u otras opciones, como puedan ser indicadores de riesgo, rentabilidad prefijada o subastada entre los potenciales inversores al puro estilo Ebay, etc. Pero en cualquier caso, al final, nosotros aportaremos una parte de ese dinero X que la empresa necesita y a cambio obtenemos una rentabilidad predefinida al final de un período también determinado. Esto es lo normal y lo que suele ocurrir en las plataformas que existen por internet.

Una vez explicado lo básico, es fácil comprender que el auge de estas plataformas ha venido determinado por la facilidad que implica tener acceso a todo esto a golpe de click y, por otra parte, por el potencial de rendimientos de cara al acreedor. Por su parte, las empresas se benefician de una bolsa de personas dispuestas a financiar proyectos acordes a sus planes de crecimiento. En general, pequeñas empresas, pero cada vez más empresas establecidas se han alejado de los modos tradicionales de financiación y se han volcado en los brazos de las plataformas de inversión colectiva.

Obviamente no es probable que el sistema bursátil se derrumbe por la irrupción del crowdfunding, en cierta manera, competencia. Sin embargo, hay quien opta por diversificar y considerarlo una opción más.


La página web de Statista nos muestra que en Europa el crecimiento es espectacular. En apenas 4 años el sector ha crecido más de 10 veces, es decir, aproximadamente un 60% anual compuesto, alcanzando en 2016 las transacciones ex – UK un valor de 219 millones de euros y un tamaño de mercado de más de 7600 milones de euros.
crecimiento mercado crowdfunding

Sin embargo, no todo es tan bonito, el crowdfunding no deja de ser una vía incierta para la financiación. Las inversiones en el mercado secundario, en su mayor parte, siguen siendo mucho menos arriesgadas y ofrecen muchísima más liquidez en el esquema bursátil tradicional.

A continuación, presentamos un resumen comparativo rápido de ventajas e inconvenientes de la inversión en acciones y el crowdfunding.

Liquidez

Quizás esta sea la diferencia fundamental. En general, las acciones en el mercado secundario bursátil tienden a ser más líquidas. La bolsa se ha globalizado de tal forma que los sistemas y mercados que todos utilizamos para comprar y vender acciones son casi perfectos. Excepto en acciones de empresas muy pequeñas y desconocidas, la horquilla (diferencia entre el precio más barato al que un poseedor de acciones está dispuesto a vender y el precio más caro al que un potencial comprador está dispuestos a ofrecer) es prácticamente inexistente, y cualquier transacción que hagamos a mercado se ejecutará al instante.

Dicho esto, la mayoría de las empresas que utilizan crowdfunding no cotizan en bolsa, por lo que sería imposible invertir en ellas si no fuera a través de este sistema alternativo. A muchas personas les atrae el hecho de poder invertir en pequeños proyectos porque se identifican más con ellos y pueden evaluar, por ejemplo, si su sostenibilidad, ética o moral son acordes a su forma de pensar o no. Esto, en empresas muy grandes con diversas líneas de negocio, suele ser complicado o imposible de evaluar.

En cualquier caso, la liquidez en el sistema de crowdfunding es muy reducida en el mercado secundario por lo que la mayoría de los inversores suelen dejar que sus títulos maduren hasta término. Recordemos que en el crowdfunding, por lo general hablamos de renta fija, es decir, más que asemejarlo a acciones de bolsa lo asemejaríamos a la compra venta de bonos corporativos.

Retornos

rentabilidad y riesgos del crowdfundingUna rentabilidad alta es la razón que suele haber detrás de cada decisión de inversión, y cuando se trata de retornos sobre la inversión (ROI por sus siglas en inglés), las acciones pueden estar fácilmente en desventaja respecto al crowdfunding. Obviamente depende de cuán buenos inversores seamos seleccionando empresas, fondos o ETFs, pero el dividendo de una empresa suele situarse entre el 0 y el 5%, y el retorno absoluto, rara vez, de manera histórica, está por encima del 10% anual. El SP500 se ha comportado muy bien en los últimos años, o incluso los últimos 100 años, pero si miramos otros índices, como el Ibex, es bastante más desalentador.
En este sentido, el crowdfunding ofrece por lo general rentabilidades mayores a los dos dígitos, donde un 10% de retorno durante la duración del término del préstamo puede considerarse casi un mínimo. Estas tasas tan altas, evidentemente, vienen determinadas por un riesgo, o al menos incertidumbre, mayor, aunque también son fruto de la reducción de costes en la financiación respecto a los medios tradicionales.

Riesgos

Las mencionadas altas tasas de retorno, como apuntamos, implican también un riesgo mayor, evidentemente. Precisamente las bajas barreras de entrada y flexibilidad de las plataformas que dan acceso a este tipo de financiación atraen, entre otras, a empresas sin capacidades financieras significativas, por ejemplo, empresas nuevas y en fases de crecimiento, que si bien pueden tener mucho potencial, son mucho menos estables que las empresas que suelen cotizar en bolsa. Es por esto que la dicha de no poner todos los huevos en la misma cesta ha de aplicarse más que nunca en este tipo de inversión.

Volatilidad

Ahora bien, si hablamos de volatilidad, aquí evidentemente gana el crowdfunding por su propia naturaleza. La bolsa es volátil por definición mientras que en el crowdfunding, puede que, en el peor de los casos, no cobremos o perdamos la inversión, pero volátil no es.

Comisiones de transacción

Las comisiones por invertir en bolsa pueden ir desde montantes relativamente bajos si nuestra forma de invertir se asemeja al buy and hold y además elegimos bien el bróker, hasta montantes muy importantes que pueden definir, a la baja, nuestros rendimientos a largo plazo. No sólo los traders que hacen cientos de operaciones anuales, también inversores que simplemente rotan mucho sus carteras o que la diversifican haciendo muchas compras de poco capital, ya sean espaciadas en el tiempo o en diferentes compañías. Aunque depende del bróker, por lo general invertir cantidades inferiores a 1000€ o 2000€ no suele merecer la pena.

En el crowdfunding, muchas de las plataformas no cobran nada del lado inversor, sino que la comisión se la cargan a las empresas. Ahora bien, no siempre es así. En cualquier caso, siempre nos cobrarán un porcentaje y no una parte fija, por lo que la diversificación y la inversión de pequeñas cantidades es posible.

Conclusión

El crowdfunding es simplemente una vía más que puede considerarse para una cartera diversificada. Como decía al principio, suele haber una dicotomía entre inversión inmobiliaria y bolsa. Los depósitos ni los menciono por su baja rentabilidad actualmente. Pues bien, darle un poco de picante a la cartera con este tipo de inversión puede no ser mala idea. 

Aprovecho el blog para incitar a escribir en los comentarios a aquellos lectores que hayan hecho sus pinitos en el crowdfunding para que nos cuenten su opinión y experiencia.

Finalmente, añado el enlace a TFGcrowd, a quienes agradezco que me dieran la idea inicial para escribir este artículo. Si quieres saber más, visítales en www.tfgcrowd.comdonde, como ellos dicen, las inversiones se convierten en historias de éxito.


4 comentarios:

  1. Hola, muy bueno el artículo. Conoces alguna plataforma de Crowdfunding que cotice en bolsa? Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sergio,
      La verdad es que no. Aunque sí me pasó un amigo que es usuario de una de estas plataformas una lista con las principales plataformas que existen, y busqué en Google las dos primeras, las más grandes, para ver si estaban en bolsa, y parece ser que no.
      Saludos

      Eliminar
  2. Hola,
    Hace un par de meses he empezado con pequeñas inversiones en crowlending y crowfunding, unos 500 euros por plataforma. Que yo sepa ninguna cotiza en bolsa. Puede ser interesante invertir un porcentage de tus inversiones en este tipo de producto, ofrecen una alta rentabilidad, unas con un riesgo mas alto que otras. Hay que elegir bien las plataformas y diversificar, incluso dentro de ellas. De crowlendig, una de las mas conocidas es Mintos, aunque existe una multitud de ellas: Fastinvest, Peerberry, Grupeer, etc... Partiendo de una rentabilidad del 10% y utilizando las herramientas de inversión que tienen, se puede minimizar el riesgo. De crowfunding: Housers, Envestio, Grupeer(incluye diferentes tipos de proyectos), etc... Veremos que tal va.
    Saludos
    Anselm

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anselm,

      Gracias por comentar y decirnos otras plataformas. Es cierto que Mintos es la líder por volumen, no sé si será la que ofrezca mejores tasas rentabilidad/riesgo y comisiones/rentabilidad.

      Gracias por matizar también la diferencia entre crowdlending y crowdfunding. Debería haberlo indicado más claro en el artículo.

      Saludos!

      Eliminar

Sígueme en tu email