viernes, 12 de febrero de 2016

Independencia financiera en el entorno social


Creo que hace 5 años tuve la mejor idea de mi vida. La primera semana de trabajo, supongo que porque me hubiera gustado seguir durmiendo un rato más, pensé si realmente era necesario hacer lo mismo que todo el mundo, levantarse temprano, beberse la leche de un sorbo y meterse de lleno en el atasco matutino mirando la hora a cada instante para acabar sentado delante del ordenador en la preciada silla que tantos años de estudio había costado.

Y así  45 años más. ¿Para tener un salario? Pero si yo apenas tengo gastos, nunca he sentido la necesidad de consumir... ¿Para qué iba pues necesitar trabajar 45 años? Es más, cual carrera profesional que se preste, cada año debe ver incrementados sus ingresos, sin embargo, cada año he gastado igual o incluso menos. Total, que abrí pues una hoja Excel en blanco donde apunté ingresos, gastos, ahorros y rentas esperados…. Y me di cuenta de que las rentas podían cubrir bastante rápidamente los gastos.

Sígueme en tu email